Insight Posts
 

¿Qué ventajas ofrece el laminado en frío?

Si bien es verdad que diferentes aplicaciones requieren procesos de fabricación diferentes, el laminado en frío ofrece muchas ventajas.

El laminado en frío, a diferencia del laminado en caliente, pasa el acero (de una bobina) a través de una serie de rodillos a temperatura ambiente. Como tal, no es necesario el proceso de enfriado por lo que se conserva la integridad estructural del acero. Esto ofrece la máxima exactitud a la hora de cumplir dimensiones exactas; en particular durante la etapa de perforación de agujeros y cortado, lo que también significa que pueden producirse formas geométricas complejas. Esto también asegura un acabado liso, además de mayor resistencia, razones por las que el laminado en frío produce un acero hasta un 20% más resistente que el laminado en caliente.

Gracias a la alta resistencia a la tracción que proporciona esta aplicación, el acero laminado en frío ofrece una mejor relación fuerza-peso. Nuestro proceso patentado UltraSTEEL® lleva esto al siguiente nivel al ofrecer aún mayor fuerza comparado con el proceso tradicional de acero laminado en frío, con un 10% más de absorción de energía y mayor resistencia al combado (haga clic aquí para más información sobre las ventajas de UltraSTEEL®).

More Insights